Dra. Millaray Curilem

Establecer mejoras en el monitoreo que hace el Observatorio Volcanólogico de Los Andes (OVDAS) es el objetivo de la propuesta que llevará a cabo la Dra. Millaray Curilem, quien gracias a la adjudicación de un Fondef IDeA, en conjunto con la Universidad de Chile, pondrá en marcha una herramienta que proveerá de más información para los expertos del observatorio.

Se trata de un prototipo - probado anteriormente en otro Fondef IDeA- que busca expandir su radio de acción. En el proyecto previo, el prototipo estuvo instalado en una sola estación de monitoreo y esta vez, el equipo aspira a instalarlo en todas las estaciones sísmicas de vigilancia continúa con que cuenta éste sistema volcánico.

“Tenemos grandes expectativas ya que los resultados de este estudio podrían indicarnos que esta modalidad es perfectamente replicable en otros volcanes del país”, comenta la Dra. Curilem. Lo anterior implica evaluar las capacidades del prototipo, para ver cómo se comporta en diferentes estaciones. “Nuestra apuesta es ofrecer una herramienta de apoyo que sirva al monitoreo volcánico que hace el OVDAS de este volcán en particular debido a su frecuente actividad”, agregó.

Impacto de las decisiones

Junto a la Dra. Curilem, trabaja el Dr. Fernando Huenupan, quien explica que uno de las principales fortalezas de este estudio es la colaboración que la UFRO prestará al OVDAS en materia de monitoreo.

“El observatorio trabaja recolectando y procesando diariamente una serie de señales que emiten los volcanes y a partir de ellas se realiza la evaluación periódica de su actividad interna, además,se elaboran informes y estadísticas que permiten, entre otras cosas, emitir reportes periódicos que expresan los niveles y estados de actividad de los volcanes vigilados por el OVDAS-Sernageomin”.

Y en ese marco, considerando la gran cantidad de estaciones que hay a lo largo de Chile, y la miles de señales que son procesadas por los expertos cada día, es que este apoyo al monitoreo se transforma en una herramienta de ayuda vital que podría incidir para tomar decisiones durante una crisis volcánica.

“La rapidez y certeza de los datos recolectados es una información valiosa a la hora de anunciar un erupción inminente por ejemplo, lo que se reflejaría en la redacción de informes certeros para la comunidad y emisión de alertas tempranas en caso necesario”, explicó el Dr. Huenupan.

Cómo funciona el prototipo

Actualmente el Volcán Llaima cuenta con 12 estaciones de monitoreo. Cada una cuenta con un sismógrafo que registra los movimientos que se producen al interior del sistema volcánico. Cada una de estas señales es transmitida al OVDAs donde son analizadas por los expertos. Pero este proceso de etiquetar “eventos”, tales como un sismo que se produzca por el rompimiento de rocas al interior del macizo, es un trabajo muy acucioso. Y es aquí donde la herramienta propuesta por los investigadores UFRO busca apoyar esa labor. “Queremos mejorar el desempeño delos sistemas actuales en cuanto a detección automática y eso nos dará la oportunidad de configurar una especie de mapa de sensibilidad del volcán”, preciso el científico.